Archivos para septiembre, 2010

Un total de 509 obras están inscritas para concursar en el galardón más importante de la literatura en español. El Premio Planeta 2010 se llevará a cabo el 15 de octubre en el Palacio del Congreso de Cataluña, y contará con la participación de la escritora Ángeles Caso, última ganadora de este premio.
Además de Ángeles Caso, el jurado está integrado por Alberto Blecua, Juan Eslava Galán, Pere Gimferrer, Carmen Posadas, Rosa Regàs y Carlos Pujol, en calidad de secretario con voto.
Participan 83 obras de América del Sur de las que destacan: Argentina (25), Perú (18), México (16), EEUU (14), Chile (12), Venezuela (9), Colombia (8), Bolivia (5), Costa Rica (4), Canadá (3), Uruguay (3), Cuba (2), Puerto Rico (2) y Ecuador (2).
El Premio Planeta de Novela 2010 está dotado con 601 mil euros para la obra ganadora y 150,250 euros para la finalista, y debemos resaltar la gran cantidad de libros que participan, porque se presencia el interés que genera este importante premio.

Fuente: EFE

Anuncios

He diferenciado dos rasgos en este gran escritor y periodista, ganador del premio Nobel de literatura en 1998. Primero lo que aprendí a través de su obra Ensayo sobre la ceguera, que es uno de los textos más completos que he leído en cuanto a imaginación y la facilidad para describir una historia que te atrapa de principio a fin. Y luego, lo que descubrí de él cuando empecé a leer El Cuaderno, su blog personal donde opinó sobre diversos temas, que toda persona quiere conocer de una persona muy inteligente, como José Saramago.
Recuerdo que hice un post sobre la primera vez que leí El Cuaderno, incluso critiqué la posición del escritor portugués sobre temas relacionados a la religión y la existencia de Dios. Como muchas personas catalogadas como intelectuales, José Saramago no fue la excepción, al exponer sus argumentos declarando no creer en Dios, y por cuestiones egocentristas –opino yo- engrandece al ser humano como un todo superior.
A pesar de ello, siempre reconocí y admiré su labor literaria, ya que nunca he buscado a gente que piense igual que yo, ni que mantenga las mismas creencias, sino que soy creyente de que la diversidad de pensamientos constituye uno de los mejores recursos del ser humano, para lograr su desarrollo material y espiritual.
Ahora, de vez en cuando vuelvo a abrir su cuaderno, y leo que lo siguen actualizando diariamente, y es como si esperase que algún día, vuelva a encontrar algún texto nuevo de quien, con su prosa, me brindó la oportunidad de crecer, leyendo, formando un sentido crítico, simplemente despertando.
Muchas gracias José Saramago, espero recibir más libros tuyos.


“En cierto sentido se podría decir que, letra a letra, palabra a palabra, página a página, libro a libro, he venido, sucesivamente, implantando en el hombre que fui los personajes que creé. Considero que sin ellos no sería la persona que hoy soy, sin ellos tal vez mi vida no hubiese logrado ser más que un esbozo impreciso, una promesa como tantas otras que de promesas no consiguieron pasar, la existencia de alguien que tal vez pudiese haber sido y no llegó a ser…”

http://www.youtube.com/watch?v=m1nePkQAM4w&feature=player_embedded


Punto aparte.

Mágica paciencia

Publicado: septiembre 8, 2010 en Personales, Poemas
Etiquetas:, , ,

Descuida, descuida, no temas al sonido de tu corazón. Escúchalo, él no miente, cuando se enamora reproduce melodías armoniosas, te hace bailar por nubes que surgieron de una taza de café. Ayer le envié un mensaje secreto, un deseo compartido que busca complicidad del tiempo, pero me aseguré que llegue codificado bajo dos latidos más fuertes, más contundentes y certeros, como eco de campanas, ¿Los sentiste? Lo sé, pero aún no lo entiendes. Para comprender este mensaje, debes romper la barrera que separa a la realidad de los sueños, volar por el cielo, creer que es cierto. No será difícil, solo tienes que volver al principio, tienes que observar a los niños y recordar que el tiempo es eterno, reconocer que el alma no envejece pero crece, ¿Lo entiendes? Por eso no te precipites porque no hay apuros en este camino, no quiero correr, quiero caminar a tu lado,  y dibujar tu sonrisa discreta, y colorear tus momentos de tristeza. Nos sentaremos pacientemente, esperando a que otoño se lleve las incertidumbres por las profundidades del mar, lejos del alcance del tiempo, donde mora el silencio. No te precipites, acompáñame en el camino hacia mis sueños, donde se paraliza el tiempo, y solo se escucha el sonido de nuestros latidos, ahí estaremos bajo un nogal, aprendiendo de los ojos de la luna, de las estrellas, y caeré cautivo ante la hermosa inocencia de tu mirada. Descuida, descuida, aún tenemos mucho tiempo, no te precipites. Punto aparte.

Avanzo despacio, sin apuros porque el reloj dejó de funcionar hace tiempo, ya no lo contabilizo, solo veo que un nuevo día comienza en cada amanecer, no sé cuando termina porque la Luna cierra mis ojos mientras me abriga dócilmente. Por fin respiro libertad, no ando atado a los minutos, no hay tardanza, aquí siempre es temprano. Aquí, el tiempo descansa como en el principio, duerme eterno sobre una roca bajo las profundidades del mar.
Así como el tiempo, aquella roca descansa desde siempre, ahora ha cambiado de apariencia, sin embargo sigue siendo la misma piedra, aquella donde lloró el profeta, aquella donde desperté y olvidé los malos recuerdos, peña que no pereció frente a la lluvia, quedó intacta ante la tormenta.
Así como la piedra, soy sólido, fuerte y eterno; por eso sigo mi sendero con tranquilidad, el sol alumbra aunque allá no veas su silueta, aquí está radiante, alegre como el primer día de mi nacimiento, aquí estará siempre dando calor, apartando a los abantos que sucumben confundidos queriendo tocarlo, sintiéndose más grandes, ¡pobres ilusos!
Así como el sol, mi cuerpo arde de felicidad, y si algún espectro quiere opacarlo, se consume en el fuego bondadoso que se eleva desde mis talones, rodea mi columna y cubre como antorcha mi cabeza. Soy fuego natural, no te acerques que puedes quemarte, ¿Serás como el óleo que alimenta el fuego, o como el agua que lucha por extinguirlo? Sé que el agua no puede alimentar el fuego,  pero cuando un volcán despierta, no pone resistencia, dúctil se abre paso y observa.
Así como el agua que brota de los manantiales, me siento puro, respiro profundamente y me refresco, miro alrededor y solo veo verdor. Soy como el río, los animales beben de mí y las aves se regocijan bajo mis caudales, voy creciendo mientras escalo las montañas, desciendo con fuerza como cascada y formo arcoíris en mi entorno, es un espectáculo de la naturaleza, es un regalo de Dios.
Así como el arcoíris, la vida es una conjugación de colores, de aromas, de sonidos, de sabores, todo es mágico. Se forman leyendas sobre su significado, pero nadie entiende, es mejor. Debemos disfrutar, y saber que todo es tan divino, el arcoíris es una señal, de que hay muchos caminos, muchas maneras, lo que constituye una gama de posibilidades, yo sigo caminando por el mismo sendero desde que el reloj dejó de funcionar. Mis pies llegaron por lugares donde no hay huellas, ningún humano ha probado de estos frutos, ninguno ha bebido de este manantial donde las mariposas bailan libremente sin temor de ser cazadas.
Aquí soy libre como el tiempo, me hago fuerte como la roca, se enciende el fuego de mi corazón, fluyo como el agua y respiro la magia del arcoíris, soy parte de todo. Punto Aparte.

 

Tu nombre – Arkadi Landeo

Publicado: septiembre 8, 2010 en Personales, Poemas
Etiquetas:, , , ,

 

 
Si supieras, princesa, cuánto pronuncio tu nombre en silencio,
Cuánto repito, escribo, pienso y empiezo de nuevo,
No alcanzaría tu cuenta cotidiana,
Es que recito tu nombre como los salmos de la mañana,
Cuando te miro y cuando te ignoro,
Antes del alba, antes de abrir mis ojos,
Antes que tú abras tus ojos dormilones,
Antes de almuerzo y después de almuerzo,
Cuando escribo y cuando leo,
Cuando releo y cuando reescribo,
Hasta cuando saludo y me despido de mamá.

No puedo describir con palabras lo que siento,
Pero qué maravilla para mi vida,
Pronunciar esas cinco letras.
Es como componer una nueva melodía
Mientras bailoteo en tu sonido,
Encerrado en mi cuarto y con el corazón abierto.
Tu nombre leo en el celular,
Con lapicero está firmado en mi cuaderno
Es mi fondo de pantalla, botón y sello.

Tu nombre es creatividad e inspiración pura,
Es el compromiso para salir adelante,
Es la contraseña para activar mis fortalezas.
Cómo resistirme entonces, a seguir mencionándote,
Si cuando pronuncio tu nombre todo me sale bien,
Y cuando no lo hago, hasta el reloj me niega el horario del tiempo.
Por eso, Princesa, regálame tu nombre traducido en besos,
Para tatuarlo eternamente en mi corazón,
Y así, seguir escribiendo tu nombre en prosa, rimas y melodías,
Tu nombre es poesía.

Punto Aparte.

Contra el tiempo

Publicado: septiembre 8, 2010 en Personales, Poemas
Etiquetas:, , ,

 

Qué difícil es mantener la paciencia en épocas de tribulación,
Los latidos se aceleran, interrumpiendo la natural armonía de la creación.
El mundo sigue su curso, entre atropellos y gritos, 
Como las bravas olas en una orilla solitaria,
Y llenos de confusión, estamos saturados de sonidos y caminos
En una búsqueda innecesaria.
No hay espacio para los lamentos, nadie tiene tiempo de escucharte,
Apúrate, un minuto y se acabó.
Así transcurren los días y las horas, sin cerrar los ojos, luchando sin fuerzas,
Es el precio de vivir en babylón.
El tiempo no se detiene, sigue su interminable curso, 
Contabilizando cifras que causan dolor de cabeza a las personas,
solo a las personas; el sol ni se inmuta, la luna sigue paciente,
¿Cuál es el apuro? No busques respuesta, ya es demasiado tarde,
Solo existe el presente, solo el presente.

Escucha mi soledad

Publicado: septiembre 8, 2010 en Personales, Prosa
Etiquetas:, , ,

Las emociones cambian repentinamente, es algo que no podemos dominar, qué bueno fuera. Cometí el error de sentirme ajeno al sentimiento de la tristeza, estando protegido por Dios y su calor espiritual, me había olvidado que estoy hecho de carne, que no soy el único que se puede aislar, que cuando menos lo esperas, sin dar aviso, la soledad bloquea tus sentidos y se apodera de tu mente. Yo también me puedo equivocar. Una palabra puede transformar todo lo que uno ha construido, puede herir, cual saeta que atraviesa el corazón, como la trampa en la que cae el oso, así de repentina puede ser, y peor aún.  Tan solo una palabra, dueña de muchos significados, envuelta con sentimientos, se interpone ante la mesura, bofetea y aprisiona. ¿Y dónde estás, cuando más te necesito? Y aunque trate de negarlo, si hay tiempo para el dolor. Hasta recuerdo el día de mi nacimiento, lleno de sangre, sudando en llanto, lo que piensas y lo que sientes, reducido en esas lágrimas. Ahora estoy aquí, solo, con el corazón agitado y la mente vacía, dejándome llevar por el viento, llorando en silencio, con un gozo escandaloso disfrutando de esta lluvia, sin apuro y sin demora, sabiendo que pronto acabará, aunque desee lo contrario. Ahora comprendo, que este sufrimiento es una necesidad, para que el cuerpo se fortalezca, porque estas lágrimas terminarán limpiando los insumos del dolor, preparando al hombre hacia un mañana distinto. Pero no eres el único, cada día crece la soledad, la no deseada, la temida. Oh soledad, yo no te deseaba de esa forma, que incauto fui, porque fuiste grata compañía cuando respiraba el humo,  y sentía la confianza de beber de tu conocimiento, creí conocerte pero tenías otro rostro, la arrogante que se recrea en mi llanto. Eres ley inquebrantable como las estaciones del año, por eso ya no fingiré, calmado estaré pendiente de poder aprender, una vez más como hoy que volví a llorar, y que pude sonreír al final. Punto aparte.