Archivos de la categoría ‘Libros’

Esta obra, es considerada un clásico de la literatura latinoamericana, excelente historia la de Juan Pablo Castel, un hombre que vive sumergido en sus pensamientos, que no lo dejan vivir tranquilo porque busca una explicación a todo. Él es un pintor, y narra la historia (El libro está escrito en primera persona) de cómo conoció a María Iribarne, una mujer de la cual se obsesionó por el hecho de ser la única persona que prestó importancia a un detalle de un cuadro suyo, en el que había una escena de una persona en la playa, la cual no guardaba importancia para los críticos de arte, a quienes Castel detestaba, pero él al ver a María detenida mirando fijamente esa escena, inconscientemente se enamoró de ella. No es algo usual que alguien afirme a secas que fue así, pero Juan Pablo Castel no volvió a ser el mismo desde aquel día, porque pensó y repensó encontrarse con ella, simulando encuentros furtivos, casuales, imaginarios. Se pasó cerca de un mes, planteando hipótesis de cómo sería el encuentro con ella, cómo entablar una conversación sin conocerla, siendo él una persona tímida, y seleccionando todas las alternativas posibles, desde todos los ángulos, hasta que un día la vio pasar por la calle. Cuando la tuvo frente a frente se le olvidó todo lo ensayado previamente, y reaccionó de la manera más torpe, y sin embargo, el encuentro terminó siendo exitoso porque quedaron en verse nuevamente. Cuando ambos se dieron cuenta que no existen casualidades en la vida, sino que por cuestiones del destino llegaron uno a la vida del otro, empezaron una relación de amor escondido, porque María Iribarne estaba casada con un ciego, y ante estos descubrimientos, el pintor fue-como de costumbre- analizando cada palabra de María, cada gesto, para probar que no lo amaba como ella decía, y sin embargo no podía separarse de ella por el amor que sentía. Pasaron los meses y la relación nunca tuvo un equilibrio, sino que las peleas se hacían más constantes, y la irritación de Juan Pablo Castel llegaba al punto del martirio. Ella sin embargo, permanecía a su lado aunque siempre le recordaba que todo era un error que al final terminarían sufriendo. Cuando la historia llega al clímax, en uno de los tantos distanciamientos, cuando él se excedía en las ofensas a María, ella decide ir a la casa de campo de la familia de Allende, el esposo de ella, y Juan Pablo la busca y conoce a Hunter, el primo de ella, quien finalmente resulta siendo su amante, cosa que Juan Pablo descubre a través de todos sus razonamientos y cuestionamientos lógicos y minuciosos, y finalmente, envuelto en un celo enfermizo y sin control de sí mismo, decide bajo la tormenta, acabar con la vida de María. Loco y solo, Juan Pablo Castel busca a Allende y le cuenta lo que acababa de descubrir, y termina ofendiéndolo por su discapacidad física, y termina ebrio y sin un orden lógico, y al recordar todo lo que hizo se entrega finalmente a la policía. Es desde ahí donde cuenta su historia, tratando de ser imparcial en todo momento, demostrando que la inteligencia y la lógica de su capacidad deductiva, terminan siendo el arma que acabó con su vida, perdido, humillado, y sin embargo manteniendo un ego tozudo. Esta historia muestra a lo que nos puede llevar la mente humana, cuando no equilibramos los sentimientos con la razón, cuando terminamos siendo más irracionales que los animales, denigrando nuestra naturaleza humana. Excelente obra la de Ernesto Sábato, que no ha ce más que reflejar el lado oscuro de la humanidad, llena de vicios y flagrantes delitos, no desde un lado externo, sino examinando el interior del ser humano, expresando sus pensamientos y sus sentimientos, demostrando que la confusión permanece, y haciendo una reflexión sobre nuestra posición en la tierra, buscando un cambio moral, simplificando lo complicado. Punto aparte.

Esta obra refleja la vida militar, algunas reglas que se viven dentro de un cuartel, y las experiencias de un adolescente que tiene que convivir con la vida civil y la castrense. En la sociedad de Vargas Llosa, todo el ambiente estaba contaminado y corrupto, y los grandes problemas eran la delincuencia y el abuso. En ese contexto, él escribe este libro extraordinario desde el punto de vista literario. El escritor peruano crea personajes con distintas personalidades y realidades, cada uno proveniente de una subcultura quienes contra su voluntad, se encuentran “sobreviviendo” en esa jungla de concreto llamada Colegio Militar de Lima.
Mario Vargas Llosa estudió tercero y cuarto de secundaria en un colegio militar, lo que lo nutrió de las rutinas que se viven ahí dentro. Esa cultura castrense la asocia con su imaginación nata, para incluirse en la obra como un personaje; el poeta, quien protagoniza la obra y pasa por situaciones curiosas, enfrentándose a toda la injusticia que observaba a su alrededor. Desde los oficiales, hasta sus propios compañeros, quienes por uso de la fuerza abusan de los más indefensos, como el caso del jaguar, quien domina a toda su cuadra. El poeta, quien se mantiene al margen de esas injusticias, decide enfrentar al jaguar y liderar a sus compañeros (El serrano, el esclavo, etc.) para escapar momentáneamente de ese entorno inhóspito, hostigante para un simple joven de quince años.
El poeta no llega a ser un personaje totalmente bueno ni tampoco es el héroe, porque dentro de esos problemas adolescentes, traiciona a su amigo, y aprovecha la consigna del esclavo, quien no saldría a la calle por al menos un mes, para seducir y conquistar a la chica de quien este se encontraba enamorado.
En una Lima alborotada y desordenada, donde la desigualdad abrió brechas enormes, Vargas Llosa describe los problemas sociales de la década de los setenta característicos en toda América Latina. Lo explica bien cuando expulsan del colegio al serrano, denigrándolo delante de todos sus compañeros. También con la injusta muerte del esclavo, sin acusar al culpable, nuevamente jaguar; y los militares no queriendo investigar por la imagen pública de sus miembros. Otros problemas son la prostitución, las drogas y el robo.
No exactamente eso ocurre en un centro militar, pero basándose en esta historia, MVLL denuncia lo que el país reflejaba, lo que día a día se vivía; así fue construyendo La Ciudad y Los Perros. El título de la obra lo hizo en mención a que, a los cadetes recién ingresados, se les llamaba así, perros; además el colegio al poseer gran tamaño, es considerado una ciudad, donde hay comedores, casinos, enfermería, estadio, auditorio, etc.
Este libro lo publicó cuando tenía veintiséis años, y lo constituyó como un gran novelista. Esta obra es un clásico de la literatura peruana y latina, el autor fue partícipe del llamado boom latinoamericano, una corriente literaria que trataba sobre problemas sociales, denunciándolos a través de la pluma. Al leer este libro, se crean prejuicios sobre la vida en el Colegio Militar Leoncio Prado, donde estudió Vargas Llosa, pero el fin de la obra no es atacar a esta institución, sino crear conciencia sobre los problemas que afectaron a la sociedad peruana en los años setenta y siguientes. Punto aparte.

En mi etapa escolar, cuando ya cursaba quinto de secundaria, por algún tipo de intoxicación por el rancho de mediodía, aproveché la oportunidad para exagerar el dolor y lograr que me internen en enfermería para poder librarme de toda la rutina acostumbrada del colegio. Para la noche de aquel día logré mi objetivo y me internaron por una gastroenterocolitis aguda, y guardé reposo por una semana. Me sentía muy orgulloso de mí mismo por haber burlado a los oficiales, aunque con ayuda del médico y la enfermera de turno del colegio, quienes convirtieron mi simple diarrea a un nombre técnico que hasta da flojera volver a escribir. En aquella semana internado, conocí a un compañero el cual llevaba un mes hospitalizado porque se había fracturado una pierna y no podía caminar. Yo había buscado el estar ahí, en cambio él no tuvo opción, fue triste y doloroso según me comentó. Su tiempo se la pasaba leyendo porque su madre le traía cada semana distintos libros para que no se aburra en sus tiempos libres y de ocio, que por estar internado eran casi todo el día.
Al segundo día de estar en enfermería ya me sentía fatigado y aburrido. Y Eduardo, mi compañero al que se le fracturó la pierna, me veía y comprendía mi situación para lo cual me prestó algunos libros para ver si lograba distraerme por unas horas.
El primer libro que me dio me mantiene distraído hasta ahora. Era un libro sencillo, empastado de cartón, el libro se titula Paso de Nadar, Tío; el autor no lo recuerdo, pero por el lenguaje que se usó debió ser escrito en España. El libro que poseía un aproximado de doscientas páginas, lo terminé de leer en una hora. La historia me gustó mucho, era un noviazgo de adolescente, un chico que conoce el amor a su corta edad, cuando creía estar enamorado de una chica hermosa a la que conquistó por sobresalir en competencias de natación. Al llegar a la final del campeonato escolar, y perder en aquella oportunidad, la chica lo abandona por el ganador de la competencia. Tras mucho esfuerzo para demostrar que puede ser el mejor, y así conquistar a su chica; se inscribe en los torneos locales, llegando nuevamente a la final contra el mismo oponente con el que perdió en el campeonato escolar. Todo esto lo hizo solo para impresionar a su musa. Al final logra adjudicarse con la victoria y la chica lo busca, pero él se da cuenta que ella solo lo buscaba en los momentos de gloria. En todo ese tiempo siempre lo acompaño su amiga, en los buenos y malos ratos. Al final se da cuenta que a ella es a quien ama y a quien dedica finalmente su triunfo.
Terminado ese libro, que me gustó tanto, acepté leer todas las obras que Eduardo me prestó, y así pasé toda mi semana internado, leyendo.
Pasaron varios años, acabé el colegio, y caminando por la Feria de Amazonas, el emporio de libros en Lima, busqué por todos los puestos el extraviado Paso de Nadar, Tío. No lo encontré. Me fui a distintas librerías de Miraflores y tampoco encontré el libro. Busqué el libro por todas partes, alguna referencia en Internet o ensayo o cualquier cosa que hubiese, pero no lo logré.
Tan misterioso al final me resultó, que ni siquiera a Eduardo he vuelto a ver en más de cuatro años, y no hallo alguna referencia ni nadie que sepa de aquel recordado libro. Punto aparte.

Este conjunto de cuentos, forman parte de la nueva era de la literatura estadounidense y mundial, empleada anteriormente por el mismo Truman Capote, en sus best seller A Sangre Fría, Plegarias Atentidas, Se Oyen las Musas, etc.
Las historias aquí contadas son cortas, y no guardan una unidad temática. Las descripciones que él hace, ya son características, porque cuando se detiene en un personaje, hace una descripción de todas sus facciones, como si de una investigación policial se tratase; lo mismo sucede con los ambientes, sean cuartos o lugares en general.
De todo el libro, hubo una historia que más llamó mi atención y la que me dejó un gusto amargo en su final, es la que se titula Ataúdes tallados a mano. De hecho un típico caso policial. No son mis favoritos, pero esta historia me atrapó, quería que Jake Pepper capture al señor Quinn, propietario de una gran finca, aunque como relata el libro, Pepper se dejó llevar por la emoción más que por la razón, lo cual hizo que pierda los papeles y se obsesione con la idea de atrapar al poderoso ranchero. La historia es interesante, pero su final muy pobre. De hecho el material con el que Capote contaba, le bastaba para crear un libro solo de esta historia, y recurriendo a la literatura, podría haber fabricado otro final, pero ya conocemos a Capote, no le gusta inventar, muestra la realidad tal cual.
Los otros relatos no tienen nada de extraordinario, típicas historias de un periodista como Capote. Lo distinto de esta obra es sin duda, que en casi todas las historias, él está presente, como un personaje más. De hecho, como él cuenta, todo este libro es producto de las revisiones de su diario, de conversaciones cotidianas con conocidos, como la conversación con Marilyn Monroe en Nueva York, etre otros.
El título a propósito se basa en el primer cuento del libro, cuando Capote se encuentra en una isla del caribe, en la Martinica en Haití, en casa de una afrancesada Madame, que cuenta con sus peculiares mascotas, muchos camaleones, le explica sobre lo misteriosos que son, no solo por cambiar el color de su piel, sino por la reacción que tienen frente al piano. De hecho, estos animales se agrupan al escucharlo, y es como si bailasen. De este cuento proviene el título, y no guarda relación con los demás.
El libro, para cualquier estudiante de periodismo, es valioso porque te muestra los elementos que debemos tener siempre en cuenta, que aunque ya son conocidos, a veces se olvidan o se postergan; la observación, la descripción, los apuntes; cosas básicas en esta carrera. Punto aparte.

Recuerdo la clase de Lengua I en primer ciclo en la universidad, recuerdo el consejo del profesor quien decia que para escribir un libro primero debes haber leido mil. De hecho no era la cantidad exacta pero el mensaje era que se tiene que leer mucho, y la verdad que así lo es. En estos momentos me encuentro escribiendo – con gran entusiasmo – mi primer libro, y será la base, el inicio, y mostrará mis características, mi particular manera de escribir y el mensaje sustancial que le quiero dar a este primer libro, este primer proyecto.
Pues dicen que todo parte de las experiencias personales, y de hecho en mi caso no es la excepción; este libro habla de una etapa en mi vida muy peculiar y diferente al común de personas adolescentes en etapa escolar, pues en aquel tiempo estuve internado en el Colegio Militar Leoncio Prado, y son las anécdotas de ahí dentro las que motivaron -así como a Mario Vargas Llosa- a escribir y contar lo vivido en un colegio internado, pero con la diferencia que yo terminé mis estudios ahí, y mis anécdotas son distintas, aunque hay ciertas similitudes.
Gran parte de mi tiempo lo invierto en escribir, en investigar, en entrevistar y escoger lo más importante, algo que al lector le guste, una historia especial, con mensaje y responsabilidad; pero con algo distintivo, algo propio, dando esa etiqueta que muestre mi manera de escribir y mi manera de contar una historia.
Y sigo en este camino, en este proyecto, espero que mi primer libro obtenga los resultados que espero, simplemente eso. Seguiré leyendo y escribiendo, para lograr objetivos, grandes, inexplorados, porque ser bueno se consigue con esmero, pero ser el mejor es una tarea que cuidadosamente se contruye, y ahí estoy, poniendo la primera piedra; motivado por Dios, mi guía, porque lo que yo logre, será por la bendición de Él, porque Él puso las palabras en mis dedos al momento de escribir, para Él es mi trabajo. Gracias a todas las personas que me brindan su apoyo, porque eso motiva y eso me brinda confianza, gracias. Punto aparte.

Nosotros podemos saber el tema exacto de un libro porque está guiado hacia una dirección, un enfoque particular. Este libro es distinto porque uno no sabe exactamente a qué género pertenece porque tiene un poco de todo. Se puede decir que es un libro histórico, policial, romántico, religioso, de ficción, periodístico, etc. El autor, considerado padre de la Semiótica, ha jugado con todos estos elementos y los ha reunido en este libro.
Il Nome Della Rosa -El nombre de la Rosa-, su título no explica mucho acerca del contenido, sólo en la portada aparece una rosa roja con forma de laberinto, quizá eso es lo que haya querido decir el autor –quizá, resalto la palabra- porque la historia se desarrolla dentro de una abadía en forma de laberinto.
Este libro fue publicado en 1980 e incluso hasta el día de hoy se presentan tesis en maestrías por investigaciones de su contenido. En el texto hay algo que llama mucho la atención, el narrador, está hecho en cuarta inclusión (Por ejemplo, Yo digo que Juan dijo que José dijo que Jorge escribió) y Umberto Eco esconde su participación e invita a la fantasía de imaginar que es copia de un texto antiguo. Texto que existe realmente, pero con la investigación del semiólogo concluyó en esta gran obra.
La historia está retratada en el año mil trescientos veintisiete en una abadía en los alpes italianos. Para los que no están nutridos en historia mundial, el libro les puede parecer simple, pero en realidad Eco juega mucho con personajes que sí existieron como Juan XXIII, haciendo interpretar que todo ha sucedido realmente.
En el libro la historia está contada por un anciano Adso de Melk, contando su historia vivida en sus años de ayudante de Fray Guillermo de Baskerville. Desde sus doce años, cuando fueron encargados representando a los Frailes franciscanos para llegar a una argumentación con el Papa por la práctica de la pobreza de Jesús (Cristo) que los romanos no aceptaban y los franciscanos llevaban como estilo de vida. Este acuerdo se llevaría en una Abadía lejana para evitar sospechas, y en la estancia de Fray Guillermo y el pequeño Adso les encargan descifrar la misteriosa muerte de un novicio, muerte que no había sido resuelta, y muerte que Fray Guillermo tenía fama de resolver como Sherlock Holmes.
Al final es una cadena de muertes que llevan a un caso más importante, desviando del camino a Fray Guillermo y Adso de Melk, quienes formulan supuestas respuestas que los llevan a centrar su atención a la biblioteca de la abadía que tenía fama de tener una colección envidiable de libros antiguos, ocultos y prohibidos a la que sólo una persona tenía acceso y a la que ambos quieren llegar y descubrir sus misterios. En la travesía por entrar a la biblioteca, en una de esas noches el pequeño Adso tiene su primer encuentro amoroso con una jovencita del pueblo que se encontraba a las afueras de la abadía que llegó a la cocina del convento por unos bocadillos, y al ver la silueta de Adso y temer ser descubierta es que se entrega al novicio.
Siguiendo las supuestas pruebas para descubrir las muertes que hacían suponer que todo era manipulado por el todopoderoso, se dan con la sorpresa que las muertes eran simplemente por ocultar un libro escrito en latín el cual tenía el poder de tumbarse a toda la columna vertebral de la manipulada iglesia católica.
Todos los muertos quisieron llegar al libro oculto en el laberinto que llevaba a la biblioteca, y en aquel misterioso libro, se encontraba un veneno que mataba al que lo llevase a su boca, y por ser un libro tan codiciado al leerlo todos los lectores tenían que pasar las paginas con la yema de los dedos y para cambiar de pagina automáticamente lo llevaban a la boca sin saber del veneno, y terminaban muertos y estratégicamente planeado por el bibliotecario hacía parecer que eran manifestaciones divinas las que producían las muertes.
Finalmente al verse obligado y sin salida por la gran labor de Fray Guillermo de Baskerville y su ayudante Adso de Melk; el bibliotecario se traga el libro e incendia toda la biblioteca a la que tanto protegió durante toda su vida.
Este libro ambientadísimo en el siglo XIV –con amplia descripción y una notable investigación- nos relata una historia conmovedora, y que refleja la gran corrupción que se vivió en la iglesia inquisidora que tenía un poder absolutista en aquella época.
Para hacer más creible todos los sucesos, Umberto Eco utiliza en varios y amplios capítulos, párrafos en latín, porque en esa lengua estaban escritos los libros más importantes y así se comunicaban los estudiosos.
El libro resulta complicado de leer en algunos pasajes, pero finalmente la historia atrapa al lector, y todas las críticas aplauden el gran esfuerzo del padre de la Semiótica, Umberto Eco. Punto Aparte.

Mente abierta. Los escritores siempre debemos estar preparados para todo tipo de situaciones, observando, porque de todo lo que la realidad y la subjetividad nos presentan, podemos relatar algo.
Este libro tiene ciertas particularidades, primero que no se puede considerar estrictamente como una obra literaria, porque el fin del mismo no es contarte una historia, sino por el contrario quiere demostrar desde el punto de vista de un psiquiatra, Brian Weiss, que lo que él vivió forme parte de un estudio para próximos científicos de su profesión.
Para nosotros los lectores, por lo menos para mí, el libro me pareció muy bueno, fuera de las creencias de cualquier persona, la historia es fantástica.
Muchas Vidas, Muchos Maestros nos cuenta la historia de Catherine, una paciente que fue al consultorio de Brian Weiss para una terapia por los problemas que le acontecían. Este médico, quien practicaba con sus pacientes desde hace mucho la regresión, busca la raíz del problema de Catherine, y tal como él lo cuenta, el resultado fue sorprendente. Él, aún ceñido a su formación médica no podía creer todo lo que estaba experimentando pero tuvo la maravillosa idea de escribir y regalarnos la historia de Catherine a quienes sí nos emocionamos y queremos saberlo todo.
Pues bien, en la regresión de Catherine, cuando el médico le pide volver a la raíz de sus problemas, ella empieza a contar su experiencia en una vida pasada. Su molestia era el temor que le tenía al agua, y la raíz de su problema fue que en una vida pasada ella había muerto en una guerra, cuando era soldado de la armada inglesa y se encontraba en un barco encargado de la artillería (Para esto Catherine era un soldado varón) y la nave en la que se encontraba fue impactada por un proyectil enemigo y éste se hundió.
Esta fue la primera de las muchas regresiones que Brian Weiss practicó con Catherine, y con quien además descubrió que tenía lazos pasados que los unían. En sus vidas pasadas, ella fue rubia, negra, latina; madre, hija, hijo, padre, en fin.
Mientras pasaban las sesiones, Catherine fue adquiriendo nuevas habilidades y sus problemas actuales se fueron disipando.
Para esto ambos perdieron el miedo a la muerte al saber que los humanos somos eternos; y que esta no es la única vida, sino tenemos muchísimas, pero esto no fue lo más espectacular del libro sino que cuando la paciente se encontraba en trance para mediante su mente pasar de una vida pasada a otra, en ese lapso, venían Maestros, almas más desarrolladas, quienes con gran sabiduría aconsejaban al doctor Weiss. La comunicación de estos seres y su mensaje, eran estrictamente para él y Catherine era el instrumento para que suceda. Aquí ya se hablan de temas de Dios, del amor, del camino correcto y de la justicia divina.
Como mencioné este libro esta hecho para personas que en sus ideas no están cerradas sino que pueden dialogar y buscar el punto medio -si es que encaja el término- y descubrir nuevas ideas. O sino simplemente tomarlo como un libro con una historia fantástica. De hecho hay quienes creen en las vidas pasadas y otros que no, el doctor Weiss era de las personas ortodoxas que no aceptaban estas ideas, pero él mismo experimentó y compartió su anécdota. Al final, cada uno puede leerlo como lo que desee, pero de hecho que Muchas Vidas, Muchos Maestros; es un libro que todos deberían leer.
La obra es un Best Seller, y además es un libro de estudio para los científicos quienes tienen el trabajo de descubrir lo real de todo esto. Si bien fue el primer libro de Brian Weiss, años más tarde publicó Lazos de Amor, que también habla de vidas pasadas y con la experiencia de su primer libro, también tuvo éxito comercial en Estados Unidos. Estas cosas motivan, no por el lado económico –que también influye- sino porque a la gente de este siglo le gusta leer cosas buenas, mi responsabilidad recién empieza. Sigamos disfrutando de la Sagrada Literatura. Punto Aparte.