Posts etiquetados ‘amor’

De tu indiferencia aprendí a ser más atento.
Por tu terquedad ahora soy más paciente.
Reniega si quieres, pero tú me has enseñado.

Aprendí también de tu ego a ser más sencillo.
Y de tu inmadurez, a ser un poco más prudente.
Laméntate si quieres, pero tú me has enseñado.

Y cada vez que llegabas tarde, una costumbre para mí fue la puntualidad
Te gustaba humillar a la gente, y yo aprendí a respetarlos.
Llora si quieres, pero tú me has enseñado.

Ahora déjame enseñarte todo lo que aprendí de ti.
Será un reconocimiento por tu mal comportamiento.
Reniega, laméntate y llora si quieres, que a amar me has enseñado.

Punto aparte.

Siguiendo al destino

Publicado: septiembre 7, 2010 en Personales, Poemas
Etiquetas:, ,

Ahora comprendo por qué te ocultaste en el pasado, ahora sé que lo mejor fue que no te presentaras delante de mí por esa puerta cotidiana, aunque aún no comprendas al destino, sé que lo hiciste porque te preparabas, al igual que yo, para construir algo único y distinto.

Trato de ser una mejor persona, siguiendo el camino del león, y quiero saber si soy merecedor de tu cariño, saber lo que expresa tu corazón. Ya no hay salida, en este tiempo nuestros corazones se han identificado, fundiéndose más rápido que nuestras palabras, silenciosamente iniciaron una amistad, y ahora están condenados a disfrutarlo.

Ya no luches contra tus sentimientos, no intentes acallar el fuego que te envuelve, date cuenta que estamos hechos por el mismo padre, hagamos su voluntad y no nos separemos. Aquel día quise abrigarte dulcemente, y demostrarte que con ciencia entenderás el significado del amor, y mi nombre escribirás en tu cuaderno, porque tuyo soy desde el principio de la creación.

Sabes que soy una persona diferente, en lo natural formé mi convicción, y tú eres demasiado inteligente, para confundir el mensaje de este negro luchador. No hay excusas en mi templo, lo que digo es lo que soy, conóceme un poco más despacio, y sabrás que no hay ofensas en el viaje hasta Zion.

Princesa, dame la llave que abre tu corazón, que yo también quiero conocer tu alma, la esencia pura a la que Jah dio su bendición. Juntemos nuestras manos eternamente, que juntos podremos salir de babylon, sin apuros sin presiones, cantando y celebrando porque una flor nació, regresando a nuestras raíces seguiremos avanzando, creciendo en armonía con África, madre de la creación.

Punto seguido mi querida princesa, seguiré escribiendo para ti toda la vida.

Princesa, eres como la luna

Publicado: septiembre 7, 2010 en Personales, Prosa
Etiquetas:, , , , ,

 

Todo empezó cuando me saludaste y me regalaste una sonrisa, aquella tarde, aquella mañana. Mi saliva aún tenía sabor a ella, a la confusión y a la pasión. Pero tu voz, me deja trémulo y con una sensación agradable, contento.
Son pocas las palabras que te antecedieron, matemáticamente eres la suma de las virtudes, geográficamente estás al norte de mis pensamientos, tus pocas palabras han sido señales de humo, recogí cada sonrisa tuya, y la redacté en 3000 caracteres.
Tus ojos. Oh tus ojos, son ciencia pura, son luna llena todos los días, son como la mañana de primavera. Tus ojos, me dirigen a Sión. Modificaron mi calendario, y me detuve a contemplarlos. Hermosos ojos, tienes una mirada que me estimula a seguir caminando en mis meditaciones cotidianas, disfrutando el Nyahbinghi.
¿Y ahora qué hago? Si cuando pienso en ti, entiendo a los poetas, recuerdo a África. Me surgen las respuestas cuando recuerdo aquella tarde, aquella mañana, aquella primera sonrisa. ¿Y ahora qué hago? Si mi reflexión debe estar acompañada de ti, ya no puedo digerir mis sueños, estoy dejando la inmadurez de andar callando, ahora prefiero escuchar mucho y hablar sin impedimentos, te describo con tres palabras escuetas, hermosa, amable, prudente.
Desde que llegaste, me gusta estar aquí. Seguiré caminando, espero sigas sonriendo, pequeña princesa. Ten presente esto, prefiero sentarme en el parque de las palomas, y evitar el ruido de noche. Punto aparte.

Gracias Gabo (Gabriel García Márquez) por esta fabulosa historia, la de Sierva María de Todos los Ángeles.
Es realmente motivador saber que la pluma de un escritor parte de un hecho real, de una nota periodística y se transforma en una historia genial. No podría negar que este libro fue el primer paso, decisivo, para seguir adelante con mis proyectos. El libro que motivó y me mostró lo fabuloso que es la literatura.
Esta obra, posee magia, para narrar y atrapar al lector y llevarlo al lugar y momento donde se desarrolla la historia. Podríamos ser algún poblador escondido que especta lo que ocurre y ve en el mercado a Sierva María De Todos los Ángeles caminando, buscando a su sirvienta, y al perro cenizo que luego la mordió; podríamos ser algún criado del Marqués de Casalduero, o algún novicio o novicia en el convento de Santa Clara. Es que simplemente cada palabra tiene un significado especial y el lenguaje usado te hace transportar a dicha época.
Es impresionante el saber conjugar las creencias locales con grandes mitos y paradigmas en la humanidad. Darle ese matiz y convertirlo en una historia que te transmite varios mensajes de acuerdo a la percepción de cada lector.
Esta historia trata de una niña que al cumplir doce años acompaña a su sirvienta al mercado para comprar arreglos para su fiesta y es mordida por un perro callejero que al parecer tenía el mal de rabia y había matado a cuatro personas. Según transcurren los días, Sierva María cae enferma con fiebre, y sus padres al enterarse lo que ocurrió en el mercado la llevan a un hospital por recomendación de Abrenuncio de Sa Pereira Cao, medico local. En el hospital poco o nada pueden hacer por la pequeña a quien califican de endemoniada porque no se llevaba bien con los blancos y empezaba a comunicarse en lenguas africanas; luego es llevada al convento de Santa Clara, donde deciden exorcizarla aduciendo también la posesión de algún demonio en el cuerpo de la pequeña niña.
En la época que sucede esta historia, las creencias de la gente hacían pensar muchas cosas, y lo que no se resolvía con ciencia, se atribuía poderes celestiales. La verdad era que la niña simplemente tenía rabia y los padre no fueron lo suficientemente capaces de asumir eso y curar a su pequeña niña. El resultado desencadena una historia realmente extraordinaria. Ver como un cura, Cayetano de Laura, encargado de exorcisar a Sierva María se enamora de ella, quien en su agonía lo reclama a su lado, incomprendida por la sociedad medieval.
Este libro se lo recomiendo a cualquier persona que guste leer. Simplemente fantástico, nuevamente gracias Gabo, por regalarme y enseñarme lo fabuloso que es la literatura. Punto aparte.