Posts etiquetados ‘mvll’

El escritor peruano, Mario Vargas Llosa, fue galardonado con el Premio Nobel de Literatura, el máximo reconocimiento a un intelectual de las letras. El 7 de octubre del 2010 será recordado por todos los peruanos, es que representa un orgullo nacional, es el primer escritor de este país que recibe este premio.

El escritor se mostró muy emocionado al recibir la noticia que ha dado la vuelta al mundo, y que toda América Latina y España no escatiman en elogiar.

El Director de la Real Academia Española, Víctor García de la Concha dijo que “el mundo académico estará verdaderamente gozoso “.

Asimismo, el presidente peruano, Alan García Pérez, muy emocionado declaró que es “Un gran día para el Perú, porque el mundo reconoce así la preclara inteligencia y la voluntad libertaria y democrática de Mario Vargas Llosa” y agregó que “lo esperábamos desde nuestra juventud”.

Mucha gente se remitirá a sus obras. Vamos a destacar “La Ciudad y los Perros”, libro publicado en 1960, en la que recrea su historia en el Colegio Militar Leoncio Prado.

Otros rememorarán La Fiesta del Chivo, Conversación en la Catedral, La tía Julia y el escribidor, La Casa Verde, etc. Toda la producción literaria de Vargas Llosa ha reflejado una época de la historia peruana, y nos sentimos orgullosos por este reconocimiento.

 

Dicen que la lluvia influye en el comportamiento de las personas, es algo místico.
Todos buscamos un por qué a todo y encontramos diferentes respuestas que las adoptaremos como nuestras, tendremos argumentos para sustentar esa idea, y cuando estamos seguros de lo que decimos, sabremos fundamentar nuestra posición. Pues a eso me dedico, a escribir y sustentar mi posición a enseñar lo poco que pueda haber aprendido y lograr que las personas tengan un poco más de esperanza, al saber que vivimos en el dreamland y que no hay nada que temer, que todo está bien, soy entusiasta y creyente de que las personas pueden ser realmente felices. Y mi objetivo es crear historias con mensaje.
No quiero ser un Carlos Cuauhtémoc y crear familias perfectas y hablar acerca de la moralidad y valores creados por personas. Trato de enfocarme desde otro ángulo, educando con libertad y responsabilidad.
Teniendo a la ficción como herramienta que permite la literatura y poder jugar con la imaginación y mezclarla con la realidad para dar mensaje consciente.

Tuve que buscar y preguntarme durante mucho tiempo qué es lo que realmente quería ser y hacer, algo complicado cuando te muestran un sin numero de posibilidades y preferencias, guiadas por las actitudes personales y las influencias de los demás; pero mi objetivo es distinto. Lo que hago y a lo que me dedico es delicado desde mi punto de vista, trato de buscar el sentido de responsabilidad a cada palabra que escribo y al significado que le pueda dar cada lector, por eso debo tener cuidado al escoger los términos adecuados y no confundir las ideas. Normalmente escribo con un diccionario al costado, algo básico para todos.
Pues me di cuenta que mi pasión era escribir, por esa libertad que te permite la escritura y la imaginación y además porque me gusta leer, me gusta sorprenderme con lo que algún ingenioso literato haya publicado – como Gabriel García Márquez o Mario Vargas Llosa por ejemplo, y algún día pueda de la misma manera ser creativo y contar una historia que pueda impresionar a todos, pero a la vez que asientan la cabeza al entender que el objetivo del texto no es solo el entretenimiento sino la reflexión y que todos empecemos a buscar el camino adecuado para ser realmente felices, ¿Se podrá? Estoy en el intento, y el consentimiento depende de cada uno.
Pues ya convencido de que lo mío es la escritura y la literatura, tenía que buscar las herramientas necesarias para prepararme para los objetivos que deseo alcanzar. Y ciencias de la comunicación fue el encaje perfecto. De hecho, muchos de los mejores escritores han sido periodistas en su juventud -algunos lo son hasta ahora, como los dos mencionados anteriormente- y eso me motivó, y fue el planteamiento para desarrollar y perfeccionar mis habilidades (si es que las tengo) en la universidad.
Y ahora me encuentro aquí sonriendo al mundo porque escogí lo correcto, hasta el momento creo no haberme equivocado y sigo convencido de que si quiero que las personas se den cuenta que pueden ser felices, yo les podré enseñar algo a través de la literatura, y bueno ahora también a través de medios como Internet, y como olvidarme de la música, pieza fundamental en este camino. Pero esto recién empieza y seré un buen periodista y literato y músico, responsable en todo momento, guiado por Dios, siempre y para siempre.
Doy gracias por la bendición de estar aquí escribiendo y compartiendo de esta experiencia a todos los aventureros que me acompañan. Punto aparte.