Posts etiquetados ‘ventana’

Cantando de noche

Publicado: diciembre 29, 2010 en Personales, Poemas
Etiquetas:, , , , , ,

La llegada de la noche no es casualidad, intervino el día en su venida,
Y es una sucesión infinita y eterna que da razón a la vida.
La naturaleza espera el momento indicado para fabricar milagros,
De noche, escucha a los sueños y hace florecer los deseos.

Cuando todos estaban dormidos, se produjo una hermosa manifestación:
Las estrellas entraron por mi ventana, y se posaron en mis dedos,
Porque mi corazón quería versar al ritmo de latidos acriollados.
¡La Luna me daba aliento, y un gallo cantor, de noche,  despertó mi poesía!

El universo preparó este instante, vida tras vida, para alimentar el presente
Le consulté a los cielos, y a los cielos de los cielos, sobre estos sentimientos, y
Me elevaron sutilmente a una nube, despertando sensaciones agradables, y
Me dijeron: “Si tu corazón siente lo mismo a su lado, Sonríe, una semilla ha brotado”.

Poetas y filósofos hicieron que La Luna y El Sol se miren a los ojos, mágica naturaleza,
Y le consulté a los mares, a los ríos y cascadas, sobre estos pensamientos, y
Convertiéndome en delfín dancé feliz en las honduras, y reflexioné en caudales amazónicos,
“Si tu cuerpo vibra de emoción como ahora, respira y medita, y coge su mano”, dijeron.

Y en cada meditación que compartimos juntos, nos fuimos reconociendo en silencio
Para estar seguro de mi sentir, también consulté a la Tierra,
Me hizo probar el fruto más delicioso, que disfruté como la primera copa de vino.
¡No te confundas, escuchaste en ti, sus latidos, y viste a la Luna en sus ojos, díselo!

Emocionado por esas palabras, anduve meditando las manifestaciones previas, y
Descubrí que, abría mis ojos, y ahí estaba; cerraba mis ojos y ella me abrazaba.
Todo lo bueno convive en su sonrisa: nobleza, inteligencia, paz, cariño e infinito amor.
Con una llave maestra, con música, La Luna abrió mi corazón, y conmigo se encontró.

Olvidándonos de la barrera del espacio y el tiempo, el universo se simplificaba en nosotros
Y en el momento más cálido, por fin pude sentir, y de modo natural, versar lo siguiente:

Princesa Luna,
“Me dejo llevar por el momento, por el viento…
escucho mis latidos, naturales, y expreso el fuego que llevo adentro,
y no puedo disimular, no puedo fingir,
canto, canto con el corazón, canto para tí,
y bueno, mira mis ojos, no tengo más que decir…”

Luego de un breve silencio, cuando solo escuchaba sus latidos y los míos,
Me dio un beso perfumado  en la frente, y pronunciando bellas palabras,
Dejamos que sean los días y las noches, los que alimenten el fuego aloque
Dejamos a Dios, ser el guía de nuestros destinos, el impulsor de los sueños,
de las manifestaciones vespertinas y las meditaciones tempranas.

 

Punto seguido, Princesa.

Anuncios